Literatura

La joven ahogada: Lo que Imp encontró al borde del camino

la casa en la niebla. lajovenahogada

¿Qué fue lo que encontró India Morgan Phelps al borde del camino? ¿Una sirena, el fantasma de una loba o quizá sólo una joven desnuda y empapada? India Morgan Phelps, Imp, narradora de esta historia, no es capaz discernir entre memoria y locura y, sin embargo, debe regresar a aquel encuentro tan terrible que no es posible mirarlo cara a cara, como quien intentara describir el sol y no pudiera sino observarlo de soslayo, por el rabillo del ojo, aun a riesgo de cegarse pese a todo. Por ello, se ve obligada a bogar en círculos, a divagar e intentar circunvalarlo a través de recuerdos que parecen inconexos, mitos y leyendas, cuentos, citas y poemas, Caperucita Roja, L’Inconnue de la Seine, la Dalia Negra y Charles Fort.

La prosa de Caitlín Kiernan es erudita y traza digresiones que siluetean la figura de algo impronunciable, tal como sucede en «Casas bajo el mar» (incluido en Ominosus, Ed. Fata Libelli), relato que anticipa La joven ahogada; pero esta vez Kiernan va un paso más allá y narra su historia a través del rodar de una consciencia esquizofrénica, escindida del mundo y de sí misma. El relato de Imp —traducido por Marta Lila Murillo— tropieza con las palabras y se enreda en reflexiones sobre el acto de escribir —un acto idéntico al de construir con el lenguaje nuestra propia identidad—; pero el delirio es también el don que permite a Imp vislumbrar lo sagrado, entrever lo sublime en el océano, intuir ese absoluto del amor que, como un canto de sirena, nos arrastra hacia el abismo.

¿Fue una loba o una sirena? Durante gran parte de la novela, Imp es incapaz de decidir que sucedió y nos cuenta ambas versiones, simultáneamente, sucesivamente, hasta encolar un relato casi lúcido, casi cuerdo, casi. A través de su voz, Kiernan compone una obra brillante sobre el vano intento del lenguaje de dar sentido a la vida, al amor, al mundo y los misterios que entretejen su más íntima materia.

 Caitlín R. Kiernan (2014), La joven ahogada. Madrid: Valdemar. Traducción: Marta Lila Murillo

Información y venta: Valdemar

Nota: La presente reseña breve apareció publicada en la edición en papel de Babelia el 12 de abril de 2014. Por error, la crítica apareció firmada por otra persona, pero su autoría corresponde a Luis Pérez Ochando.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s